Recetas

Espirales con Garbanzo Castellano y Tomate Cherry

Esta receta es fabulosa para una cena o cuando quieres comer algo apetitoso pero no tienes mucho tiempo, puesto que parte de los ingredientes (garbanzos castellanos Burcol y pasta en forma de espiral) los puedes cocinar con anterioridad.

Ingredientes:

  • 200 g de Harina de Garbanzo Burcol
  • 300 g de pasta en forma de espiral
  • 1/4 taza de hojas de albahaca fresca
  • 1/2 taza de aceitunas negras picadas en círculo
  • 1/2 taza de nueces
  • 2 ramas de cebolleta picada
  • 8 tomates Cherry
  • 1/2 pimiento rojo picado en tiras
  • 50 g de queso parmesano
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • sal y pimienta al gusto.

Preparación:

Dejar en remojo los Garbanzos Castellanos Burcol en agua tibia de 10 a 12 horas. luego comienza a cocinarlos en agua templada; si es necesario agregar más agua, que sea caliente para no interrumpir el hervor. Dejar enfriar y reservar. Si no tienes tiempo de cocerlos, puedes utilizar un tarro de Garbanzos Cocidos Extra Burcol.

Cocer los espirales hasta que estén “al dente”, de acuerdo a las indicaciones del paquete. Colar y refrescar unos segundos bajo el agua fría.

Tanto la pasta como los garbanzos se pueden hacer el día anterior y mantenerlos en la nevera.

Colocar en el recipiente de una picadora, las hojas de albahaca, las nueces, el parmesano en trozos y un poco de sal y pimienta. Triturar hasta obtener una consistencia de migas. Reservar.

Calentar un poco de aceite de oliva en una sartén y pochar la cebolleta y el ajo, luego agrega el pimiento y seguir cocinando unos 5 minutos más, añadir los tomates y cocer a fuego medio bajo hasta que los vegetales estén tiernos y ligeramente dorados pero que los tomates no se deshagan. Agregar la pasta, los garbanzos, las aceitunas y el resto de los ingredientes picados anteriormente, remover, rectificar la sazón y saltear unos 2 a 3 minutos más. Retirar y servir de inmediato.

  • Garbanzo Castellano Bolsa 1 kg

    2,98 

    Es de tamaño medio, forma esférica, con un pico pronunciado y una piel que se mantiene tras la cocción y que apenas se aprecia en el paladar. Su sabor suave le hace ser un versátil protagonista en cocidos, guisos, potajes, ensaladas, hummus, y guarniciones. Es uno de los más estimados por los consumidores por su excelente calidad y muy popular en la cocina española en sus tradicionales cocidos.

No hay productos en el carrito.